Clínica Veterinaria

Sanivet

Por qué es importante vacunar a nuestros gatos

03/Junio/2014

¿Por qué es importante vacunar a nuestros gatos?


Es importante conocer las principales enfermedades víricas que pueden afectar a nuestros

compañeros felinos y disminuir considerablemente su esperanza y calidad de vida. Con la

vacunación podremos prevenir que nuestro gato se infecte o que la infección en general sea

mucho más leve.

            

Si quieres seguir compartiendo esos inolvidables momentos de ronroneos y caricias con tu

amigo durante muchos años más, tendrás que tener en cuenta las principales enfermedades

que amenazan su bienestar:


Virus de la Leucemia y virus de la Inmunodeficiencia felina:


El virus de la Leucemia felina es un retrovirus y es la principal causa de muerte tras los

traumatismos (caídas, atropellos, etc.). Es un virus oncogénico, es decir, productor de tumores

y suele transmitirse entre felinos por medio de un contacto directo y prolongado.

Se suele decir que es el virus de los gatos “amigos”, los que se acicalan mutuamente y comen

de los mismos comederos. También se puede transmitir por medio de la lactancia materna a

los cachorros y por medio de mordeduras (vías de transmisión menos comunes).


           


Afortunadamente disponemos de vacunas para proteger a nuestros animales.

El virus de la Inmunodeficiencia felina también es un retrovirus (virus comparable en gatos al

VIH humano), causa infecciones permanentes (para toda la vida del animal) en los animales

mucho tiempo después de la infección inicial.


Es un virus inmunosupresor, es decir, disminuye las defensas naturales de los felinos. Por esta

disminución de las defensas se producen de forma secundaria infecciones oportunistas (con

bacterias de la flora normal del organismo del gato) que comprometen la calidad de vida de

nuestro amigo. Llegando estas infecciones a resultar mortales en fases avanzadas de la

enfermedad (dependiendo al órgano al que afecten y su gravedad).

La Inmunodeficiencia se ha descrito como la enfermedad de los gatos “enemigos”, ya que la

principal y más conocida vía de transmisión es mediante mordiscos. Por esta razón los machos

suelen estar más afectados que las hembras.


        


Desgraciadamente en nuestro país no disponemos de vacunas para el control de la

Inmunodeficiencia felina, así que tomaremos una serie de medidas para evitar que nuestro

gato entre en contacto con el virus: evitaremos que salga al exterior, y/o castraremos a los

machos para disminuir las peleas por hembras en celo y evitar el escapismo de nuestros

hogares.


Tanto la Leucemia como la Inmunodeficiencia Felina se encuentran en todo el país, son

altamente contagiosas entre gatos, y potencialmente mortales para nuestros amigos (ninguna

otra enfermedad produce tantas bajas entre los gatos).

No dan síntomas claros hasta que el sistema inmunitario esta “por los suelos”, así que

tendremos que tener en cuenta cualquiera de estos signos (muy inespecíficos): vómitos,

diarrea, pérdida de peso, heridas por mordisco, debilidad, fiebre, encías sangrantes o pálidas,

aliento fétido, cambios en su comportamiento normal, pelo pobre, apagado y sin brillo, etc.


¿Cómo puedo saber si mi gato tiene alguna de estas dos enfermedades?


Con un sencillo y rápido análisis de sangre podremos saber si tu gato está libre de estas dos

enfermedades. Saber si tu gato es positivo o negativo nos permitirá tomar las medidas

adecuadas para evitar que entre en contacto con estos peligrosos patógenos o dispensarle los

cuidados necesarios en caso de ser positivo.


Si tu gato lleva más de dos meses en casa sin contacto con otros felinos los resultados

obtenidos de las pruebas serán fiables, si no tendremos que repetir la prueba 2 meses después

(mientras evitaremos que nuestro animal entre en contacto con otros gatos de la calle). 


           


¿Qué podemos hacer si mi gato es positivo a Leucemia y/o Inmunodeficiencia?


Hoy en día no existe curación definitiva para ninguna de estas enfermedades. Pero no hay que

alarmarse ya que si tu animal fuera positivo pondremos en marcha una serie de medidas

paliativas y de soporte al sistema inmune para mantener una buena calidad de vida el mayor

tiempo posible.


Virus implicados en la gripe felina: Herpesvirus felino tipo 1 y Calicivirus felino:


El Herpesvirus felino tipo 1 puede afectar de dos formas a nuestros gatos.

La primera afecta a cachorros y suele coincidir con la infección primaria. Vemos síntomas

respiratorios como: estornudos, moquetes, inflamación de la faringe y tráquea (toses), fiebre

(los vemos menos activos) y anorexia (nuestros peques dejan de comer). Y también síntomas

en los ojitos: inflamación y enrojecimiento, úlceras y legañas muy espesas (a veces no pueden

abrir los ojitos y estos se ven muy hinchados). Si el peque que vas a adoptar muestra estos

síntomas acércalo lo antes posible para una revisión médica, su vida en muchas ocasiones

corre peligro sin atención veterinaria.


En gatos adultos, no vacunados y con infección por Leucemia o Inmunodeficiencia felina

pueden producirse síntomas y afectación grave. Pero por norma general, los adultos suelen

mostrar síntomas mucho más leves, sobre todo si están vacunados.


Destacar que aproximadamente un 80% de los gatos de nuestra zona (La cañada, Valencia)

son portadores sin síntomas del Herpesvirus tipo 1 y que por estrés o una bajada de defensas

este virus se puede reactivar provocando de nuevo los síntomas descritos anteriormente

(pero normalmente mucho más leves).


El Calicivirus felino produce síntomas similares al Herpesvirus tipo 1, con la diferencia de que

además puede formar úlceras en la boca de nuestros felinos (veremos que nuestros animales

tienen dificultades para comer y además babean de forma intensa). Algunas cepas de

Calicivirus pueden provocar incluso neumonías leves, que si se complican con una infección

secundaria pueden dar lugar a síntomas respiratorios graves (al gatito le costara respirar,

oiremos ronquidos, estornudos y veremos posturas poco comunes como estirar el cuello

mientras están sentados o tumbados).


Otras cepas menos comunes de Calicivirus pueden dar síntomas gastrointestinales (vómitos y

diarreas) o cojeras (por inflamación de las articulaciones).


Si quieres asegurarte de que tu gato está protegido contra estos dos virus no dudes en

consultarnos, existen vacunas para ambos y mejoran considerablemente la calidad de vida de

nuestros animales. Con la vacunación no evitamos al 100% la infección, pero conseguimos que

los síntomas que presente el animal no sean tan graves. 



Virus de la Panleucopenia felina:


Causa una enfermedad gastrointestinal grave. Los más afectados son los cachorros y adultos

sin vacunar, y puede llegar a ser mortal por la deshidratación y la disminución de defensas que

causa.


Síntomas más comunes: vómitos, diarrea con sangre, dolor abdominal, fiebre, depresión y

anorexia (nuestro animal deja de comer y se deshidrata por la pérdida de líquidos en vómitos y

diarrea).


Las vacunas contra esta enfermedad son muy efectivas, por lo que son muy recomendables

para nuestros gatos sobre todo si acabas de adoptar un gatito que va a tener acceso al

exterior. Visítanos y te informaremos sobre la pauta vacunal más apropiada para tu nuevo

amigo.


Virus de la Peritonitis Infecciosa Felina:


Virus de distribución mundial que puede causar en nuestros gatos una enfermedad grave,

mortal en muchas ocasiones y difícil de diagnosticar en clínica. Normalmente llegamos al

diagnostico cuando ya es tarde para el animal y los síntomas están muy avanzados.


Síntomas que nos pueden poner sobre aviso: vómitos, diarreas, gatos “panzones” (vemos el

abdomen muy hinchado), problemas respiratorios (al animal le cuesta respirar de forma

normal), cambios en los ojos, debilidad, incoordinación al andar, convulsiones, etc.


Disponemos de una vacuna, segura y bastante efectiva que se administra a animales que se

sitúan en poblaciones de riesgo. Consultanos ya que tu gatito podría estar en peligro.


               


Después de conocer las principales enfermedades víricas que afectan a nuestros gatos, nos

podemos hacer a una idea de lo importante que es la vacunación. Con ella haremos que

mantengan una buena salud y les proporcionaremos la calidad de vida que se merecen.


No dudes en visitarnos para más información, sobre todo si tu amigo tiene acceso

al exterior ya que tiene muchas más probabilidades de entrar en contacto con estas

graves enfermedades víricas. 


Tengamos en cuenta el sabio dicho de: “Es mejor prevenir que curar”.