Clínica Veterinaria

Sanivet

Todo sobre el cachorro

18/Diciembre/2014

Es gran motivo de alegría e ilusión la llegada de un nuevo cachorro a casa. Un compañero fiel que nos acompañará durante muchos años en prácticamente todas nuestras actividades diarias, convirtiéndose en poco tiempo en un miembro más de nuestra familia.

Pero, ¿qué tengo que saber sobre esta pequeña bola peluda que nos ha robado el corazón?


Periodo de destete y sociabilización temprana:

  • Todos nos ilusionamos ante la llegada de un nuevo compañero a casa, pero debemos esperar cierto tiempo desde que el cachorro nace hasta que está completamente listo para entrar a su nuevo hogar. 
  • Este periodo de tiempo es muy importante para el correcto desarrollo físico y mental del animal. Durante las 3 primeras semanas de vida dependen por completo de los cuidados y atenciones maternas.
  • El primer punto importante es la toma de "calostro", que se produce desde unos pocos minutos hasta unas 48 horas después del nacimiento. El calostro es la primera leche que segrega la madre por las mamas, es más densa y amarillenta que la leche que produce posteriormente. Es un alimento rico en "inmunoglobulinas" la primera línea de defensa del cachorro frente a infecciones. También les ayuda a desarrollar una correcta función del sistema digestivo e inmunitario. Por lo que es muy importante que los cachorros tengan acceso a esta primera toma de leche, ya que los desafortunados pequeños que no han sido bien encalostrados tienen más riesgos de padecer graves infecciones y su desarrollo suele ser más lento. 

                         

  • Durante las siguientes semanas después del nacimiento la madre realiza todos los cuidados necesarios para un correcto desarrollo de sus retoños. Esto incluye ciertas normas sociales que la madre enseña a sus cachorros cuando estos empienzan a explorar su entorno y a jugar con sus hermanos. Los pequeños aprenden de sus hermanos y madre la correcta comunicación canina, evitando problemas de sociabilización con otros perros en el futuro (y evitando problemas de miedo, agresividad, etc). Esta sociabilización continuará cuando nuestro compañero llegue a casa, pero las normas que enseña la madre en sus primeras semanas son más efectivas y duraderas. 
  • Desde que los cachorros comienzan a explorar su entorno en la tercera semana de vida, el criador tiene la responsabilidad de interactuar con la camada de forma positiva para lograr una buena y temprana sociabilización con personas. Esta labor la continuaremos nosotros en casa, exponiendo al cachorro al trato con todo tipo de personas (sobre todo niños), de forma calmada y positiva. 
  • La edad ideal para que nuestro amigo llegue a casa es sobre los dos meses de edad: completamente destetado, con sus primeras vacunas y desparasitación interna (contra parásitos intestinales).
  • Si desgraciadamente nuestro cachorro es huérfano y lo tenemos que criar nosotros a mano, lo ideal es comprar leche maternizada para perros en clínicas veterinarias y tiendas especializadas, y bien mediante biberón o jeringa aportar la cantidad recomendada por peso, raza y edad de vida en semanas. Advertir que durante la primera y segunda semana de vida las tomas son muy frecuentes (cada 2-3 horas), y nuestra resistencia física puede llegar al límite, aunque el esfuerzo merece sobradamente la pena. 

                   

  • Recordar que después de cada toma y durante las 3 primeras semanas habrá que estimular el área ano-genital del cachorro con un paño húmedo y templado para estimular la micción y defecación, tal y como haría la madre con la lengua. 
  • Siempre mantener al cachorro en un entorno cálido, sin corrientes de aire, ni humedad y sin ruidos fuertes. Su canastilla deberá ser segura y cercana al suelo para evitar caídas desde una altura que pudiera lastimar al animal. Preferiblemante con lecho absorbente a partir de la tercera semana.
  • A partir de la cuarta semana aportaremos alimentación para cachorros en forma de latas especialmente diseñadas, o bien mediante pienso puppy remojado en agua (en principio formar una papilla y poco a poco dejar que coman la croqueta cada vez más entera).
  • Sobre el mes de vida les comienzan a salir los dientes y su forma de explorar el entorno va a ser mordiendo todo lo que se les ponga por delante. En este periodo de tiempo es recomendable adaptar la casa a prueba de cachorro (no dejando a su alcance objetos que pueda morder y destrozar). 

La alimentación del cachorro:

  • Una adecuada alimentación de nuestro cachorro es fundamental para garantizar un óptimo crecimiento y evitar graves problemas en el futuro (alteraciones del crecimiento, obesidad, problemas digestivos, dermatitis, etc.).
  • Para ello tendremos que buscar un pienso Premium para cachorros (normalmente llevan la denominación Puppy), que se adapte a la edad y raza de nuestro pequeño. Este tipo de pienso (del que hay varias marcas comerciales) lo encontraremos en clínicas veterinarias o tiendas especializadas, donde además el personal especializado (mejor tu veterinario) te informará sobre la opción más correcta para tu cachorro​

¿Qué cantidad de alimento debo ofrecerle a mi cachorro?


Normalmente viene determinado por la composición energética del pienso. Para saber qué cantidad debemos darle a nuestro amigo, miraremos la tabla de referencia del fabricante (normalmente viene en el mismo saco de pienso), donde por peso y edad nos recomendaran dar una cantidad de pienso (que viene por gramos) al día. 

Esa cantidad de pienso diaria la dividiremos en 3 tomas al día en cachorros hasta el quinto-sexto mes de vida. A partir del quinto-sexto mes de vida daremos dos tomas diarias de alimento.


¿Debo aportar algún suplemento de vitaminas o minerales a la dieta de mi cachorro?


Es muy frecuente pensar, sobre todo en cachorros de razas grandes (dogo alemán, labrador retriever, San Bernardo, pastor alemán etc.) que es necesario aportar un suplemento de calcio para que los huesos y articulaciones se desarrollen mejor, pues bien, esto es completamente falso!. Si nuestro cachorro de raza grande está consumiendo un pienso específico para cachorros de razas grandes no necesita ningún otro suplemento mineral. Suplementar con calcio provoca graves desequilibrios endocrinos que se reflejan en serios problemas de desarrollo articular y óseo. Antes de dar un suplemento vitamínico- mineral consulta con tu veterinario. 


¿Puedo ofrecerle a mi cachorro comida casera en vez de pienso?


No habría ningún problema si se siguiera la receta de un nutricionista veterinario, pero la desventaja de este tipo de dieta es que necesita preparación diaria, es más fácil que este mal equilibrada, se estropea con mayor facilidad y requiere tiempo y dedicación por parte del propietario. Habitualmente no sale tan económico como se piensa, ya que para aportar la misma cantidad de nutrientes que un pienso Premium hay que adquirir suplementos recetados por un veterinario, y materias primas de calidad de forma diaria.


            


Otros datos de interes sobre la alimentación:


-Utilizar comederos de cerámica o acero inoxidable, permiten un mejor lavado, no cogen olores y suelen durar mucho más que los plásticos.

-Dejar siempre agua fresca y limpia disponible para el cachorro. 

-Evitar hacer ejercicio o pasear al cachorro inmediatamente antes o poco después de las comidas, nuestros amigos tendrán digestiones mucho más fáciles. 

-Tener unos horarios estables de comidas. Fuera del horario de comidas de la familia. Mejor darle el alimento después de nuestras comidas. Además es conveniente que vea como le preparamos la comida. 

-Evitar dar cualquier alimento directamente desde la mesa mientras la familia esta comiendo. Si queremos darle un premio debe ser fuera del horario de comidas de la familia (y preferiblemente después de una orden como sentado), nunca desde la mesa o desde nuestro plato. Si no la hora de las comidas se convertirá en un concierto de ladridos, miradas trágicas, toques con la cabeza o las patas...


Enseñar a nuestro cachorro a ser limpio:

  • Lo ideal es que cuando nuestro cachorro llegue a casa tenga una zona acotada exclusivamente para él. 
  • Puede ser una habitación pequeña (como el baño o la cocina por ejemplo) o por el contrario habilitar un espacio para el cachorro en una habitación más grande (con los típicos parques para bebés o especificos para cachorros). 
  • Aquí estará siempre que esté solo o no lo podamos supervisar, y a la hora de dormir. 
  • Tiene que cumplir dos requisitos: 
  1. Mejor que este aislada de ruidos y estimulos estresantes para permitir un buen descanso. Debe tener luz natural. 
  2. Debe ser pequeña, pero lo suficientemente amplia para que quepa su camita, un bebedero con agua fresca, algún juguete y en la zona más alejada algunos periodicos empapados con su orina para los "accidentes" dentro de casa. 

                    

  • Con esta zona para nuestro cachorro conseguimos que no destroce todo lo que se ponga a su alcance, enseñarle de forma más fácil a que haga sus necesidades fuera de casa, será un lugar donde se sienta a salvo y tranquilo, y aprenderá a estar solo (muy importante para prevenir algunos problemas de comportamiento graves). 
  • Durante nuestras ausencias el pequeño permanecerá en este espacio. 
  • Lo ideal es que lo saquemos cada 2-3 horas para enseñarle a hacer fuera sus necesidades (sobre todo cuando es un cachorro menor de 3-4 meses).
  • Si tiene algún accidente será en su zona acotada y no se acostumbrará a hacer sus necesidades en cualquier sitio de la casa. 
  • Cuando los cachorros tienen 7-8 semanas de vida necesitan orinar cada 2 horas y defecar varias veces al día. Lo ideal es sacarlo fuera al jardín o a la calle (ojo! pregunta por las vacunas con tu veterinario) al menos 3 veces al día. Si lo sacas después de comer es más fácil que haga sus necesidades fuera.
  • Al principio es normal que el cachorro prefiera hacer sus necesidades en casa, aunque estemos fuera un buen rato. Habrá que tener paciencia y llevarlo a diferentes sustratos para estimular a nuestro cachorro (probar en la hierba, tierra, arena, etc.).
  • Sobre los 5-6 meses de edad el cachorro deberia hacer sus necesidades fuera de casa. Si sobre esta edad sigue haciendo sus "cositas" en casa reduciremos su espacio acotado en casa y lo sacaremos con regularidad a un sitio tranquilo para intentar solucionar el problema. 
  • Una rutina adecuada de paseos para nuestro compañero es de minimo 3 veces al día si vivimos en un piso. Si vivimos en una casa con jardín el paseo puede reducirse a una vez al día (nunca eliminarlo por mucho espacio que tengamos o muy pequeño que sea nuestro animal). 

              


Como educar a nuestro cachorro:


  • La primera norma es: ¡ Un cachorro no es un niño!, no sirve intentar educar a nuestra mascota mediante el lenguaje humano. Es inutil darle una larga charla sobre lo que ha hecho mal. 
  • La segunda norma: Nuestro cachorro nunca hará algo para fastidiarnos o castigarnos. Si lo hace así es que no sabe hacerlo de otra forma o nosotros no se lo hemos enseñado bien.
  • Tercera norma: Nunca corregir a nuestro cachorro después de haber cometido la fechoria o no sabrá porque lo estamos corrigiendo. Por ejemplo: si destroza nuestras zapatillas o lo pillamos "in fraganti" y lo corregimos en el momento o nuestro pequeño no sabrá porque le estamos gritando.
  • Cuarta norma: Utilizar premios (comida, caricias o juegos) para seleccionar los comportamientos que más nos interesen. Si hace algo como sentarse y por ello recibe una galleta el animal tenderá a repetir ese comportamiento. 
  • Quinta norma: No utilizar el daño físico para castigar o corregir una acción. Un golpecito suave puede ser interpretado como una caricia y un bofetón fuerte puede lesionar a nuestro cachorro y hacer que nos coja miedo.
  • Para corregir un comportamiento no deseado lo ideal es llamarle la atención con una palabra corta y firme, cuando ya tengamos su atención y haya dejado de realizar el mal comportamiento, redigiremos su comportamiento hacia otro que sea correcto. Por ejemplo: muerde nuestras zapatillas, le pillamos en la trastada y con un NO energico llamamos su atención, hacemos que se siente y premiamos. Buscamos uno de sus juguetes y dirigimos su atención hacia este.
  • Enseñarle obediencia básica (sentarse, tumbarse, andar al lado, venir a la orden, etc.) mediante premios y educación en positivo (nunca con gritos y estirones...y con mucha, mucha paciencia). La obediencia básica resulta esencial para el control del animal. Debe ser siempre un juego, nunca un castigo.
  • Todos los miembros de la familia deben seguir las mismas normas, utilizar los mismos premios y correcciones en la educación del cachorro. Por ejemplo: Si un miembro de la familia permite que el perro suba al sofá y el otro miembro no lo permite nunca, el perro al final hará lo que más le convenga. 
  • Otra forma de educar a nuestro cachorro es acostumbrarlo a una necesaria rutina de áseo desde muy pequeño: cepillado del pelo, baño, cepillado de dientes, limpieza de orejas, corte de uñas, etc. A cuantas más operaciones de rutina le acostumbremos desde pequeño, más manejable y fácil de cuidar será nuestra mascota de adulta. Por ejemplo: si no está habituado a la limpieza de orejas y de adulto hay que tratar por otitis, será toda una odisea realizar las curas a un animal no acostumbrado y además dolorido.

               

  • Para saber que rutina de lavado, cepillado y limpieza de dientes y orejas requiere tu mascota, no dudes en consultarnos. Muchas razas necesitaran unos cuidados algo más especiales.

Vacunación y desparasitación del cachorro: 


  • Normalmente nuestro nuevo amigo no llegará a casa antes de las 7-8 semanas de vida, y por lo tanto tendria que ser el criador quien se responsabilizase de las primeras vacunas y desparasitaciones del cachorro. 
  • En caso de que nuestro pequeño llegue antes a casa hay que tener en cuenta que sobre las 3-4 semanas de vida hay que desparasitarlo contra los temidos "gusanos intestinales". Si nuestro cachorro esta parasitado sufrirá molestas diarreas, crecera de forma más lenta, estará hinchado y sufrirá muchos gases. Además en caso de cachorros muy parasitados hay riesgo de enfermedad grave con deshidratación, perdida de peso muy evidente y en algunos casos la muerte por complicaciones. 
  • Estos gusanos intestinales pueden ser de diferentes especies y casi todos se pueden transmitir a las personas (sobre todo los niños que todo tocan con las manos). Por ello es importante una buena pauta de desparasitación, por la salud de nuestro cachorro y por la nuestra.
  • Hasta los 6 meses de edad lo recomendable es desparasitar internamente cada mes y después de los 6 meses cada 3 meses durante toda la vida de nuestra mascota.  

                    


  • En cuanto a la vacunación de nuestro cachorro es importante saber: 
  1. Antes de las 6 semanas de vida el cachorro está inmunizado gracias a los anticuerpos que su madre le pasa a través de la leche. Vacunar antes de esa edad (6 semanas) no es efectivo ya que los anticuerpos maternos neutralizan la vacuna. 
  2. A partir de las 6 semanas de vida estos anticuerpos van disminuyendo dejando al cachorro desprotegido frente a numerosas enfermedades infecciosas muy peligrosas y extendidas. Este es el mejor momento para empezar a vacunar a nuestro amigo. 
  3. Normalmente se administran tres dosis de diferentes vacunas para proteger de forma eficaz al pequeño frente a estas numerosas enfermedades infecciosas (parvovirosis canina, moquillo, hepatitis infecciosa canina, leptospirosis, parainfluenza, etc.). En algunos casos es necesaria alguna dosis más de refuerzo. 
  4. Mientras no este completa esta pauta de vacunación no es recomendable sacar a pasear a nuestro cachorro por zonas transitadas por otros perros, ni que olisquee otros pises o cacas ya que es una forma de transmisión de enfermedades muy importante. Lo ideal es sacar a nuestro animal en brazos o en una mochila adaptada para que se vaya familiarizando con otras, personas y ruidos de su entorno habitual (coches, sirenas, gritos de niños, ladridos de otros perros, etc.).
  5. Sobre los 3 meses es obligatorio por ley vacunar de rabia, identificar a nuestro animal con un microchip debajo de la piel (de fácil aplicación, indoloro y del tamaño de un grano de arroz) y abrir pasaporte europeo para reflejar todas sus vacunaciones. 
  6. Posteriormente la vacunación de recuerdo de nuestra mascota se debe realizar de forma anual para manatener un buen nível de inmunidad frente a estas enfermedades. 
  7. Hay vacunas especificas como la que protege contra la temida enfermedad del mosquito: "la leishmaniosis". Es una enfermedad muy extendida y muy grave. El animal infectado si supera la enfermedad después del tratamiento, es un animal que portará la enfermedad de por vida (puede volver a reaparecer en varias ocasiones con lo que se debe volver a tratar). Muchos animales aún con tratamiento fallecen por complicaciones renales, hepaticas, vasculares, etc. Ante esta terrible enfermedad lo más efectivo y seguro es prevenir mediante la vacunación especifica y la desparasitación externa regular con sustancias repelentes del vector que transmite la enfermedad (phlebotomo).

                   ​                     


Si tienes dudas estamos a tu disposición para aclarar la pauta de vacunación y desparasitación más adecuada para tu mascota